Condiciones generales

 

Zanón y Asociados prefiere el trato personal y directo a la llamada telefónica y ésta al correo electrónico, le damos unos pequeños consejos para que obtenga el máximo rendimiento de su tiempo y dinero:

1.- Exponga su caso lo más detalladamente posible, ofreciendo todos los datos que recuerde o conozca aunque considere son de poca importancia, y finalice dando cuenta de sus deseos o necesidades lo más claramente posible. Si es posible, adjunte documentación (escaseada o transcrita, o bien remítala simultáneamente mediante fotocopias a nuestra dirección).

2.- Dentro del mismo día o al siguiente día laborable, el Despacho le confirmará la recepción del mensaje y se le indicará que: o bien el Despacho considera que dispone de todos los elementos de juicio necesarios para resolver el asunto y le indicará el plazo estimado de resolución, o bien le pedirá aclaraciones o documentos. A la vez, evaluada la dificultad de la consulta por el Despacho, se le remitirá presupuesto previo para su aceptación.

3.- Una vez aceptado el precio ello supondrá la contratación en firme de los servicios de asistencia jurídica solicitados y se preparará el dictamen en un plazo máximo de una semana el cual, a partir del momento en que se proceda a su abono, se le enviará junto con la factura a donde Vd. nos indique o bien concertaríamos una entrevista para entregárselo.

4.- En la entrevista o bien al recibir el dictamen, sin pagar suplementos, puede usted pedir alguna ampliación o aclaración del mismo, siempre que ello no suponga una nueva consulta.

5.- Confidencialidad: si lo desea, puede mantenerse en el anonimato, o bien obtener nuestro certificado para encriptar la consulta.

6.- El Despacho cumplirá con las obligaciones fiscales derivadas de esta transacción (las consultas constituyen hecho imponible del IVA, gravadas al tipo vigente en el momento del devengo y son objeto de retención en caso de sociedades mercantiles y profesionales).

La consulta constituye un arrendamiento de servicios profesionales al que se aplica la normativa general en la materia. Aceptada por el Despacho la evacuación de una consulta, está obligado a cumplir con la máxima diligencia el asunto.

El Despacho no puede responsabilizarse de las consecuencias acaecidas por no plantear correctamente el caso o no ofrecer todos los elementos de hecho, tanto los favorables como desfavorables para el cliente, o no exponerlo con la necesaria objetividad.

Tampoco puede responsabilizarse del mal uso del dictamen, incluidas las consecuencias negativas de una defectuosa llevanza del asunto ante los Tribunales, dado que un buen consejo jurídico puede terminar en un mal resultado judicial si no se ocupa del mismo un bufete experto en procesos judiciales.

Un asunto o caso se compone de un problema, un objetivo a conseguir y unas herramientas legales para llegar al objetivo. El Despacho le ofrece resolver su consulta con un Dictamen, bien electrónico, bien por escrito, en la siguiente forma:

-Primero, hacemos una transcripción de su petición o de su caso, tal y como nos ha sido expuesto.

-Después, hacemos un planteamiento del caso o problema en términos jurídicos, con explicaciones que permitan su fácil comprensión, tanto por el propio cliente como por terceras personas.

-A continuación, una relación de las disposiciones legales y jurisprudencias aplicables.

-Procedemos al análisis de las posibles soluciones al caso, en términos de tiempo y dinero. Entre estas, la solución escogida o propuesta al cliente.

-Finalmente, hacemos un estudio, con sus debidas explicaciones, de los pasos a dar por el cliente para llegar a la solución a su problema.

A título de ejemplo aquellas cuestiones más frecuentemente consultadas a este Despacho profesional a través de este medio se refieren a:

- Elaboración de contratos

- Dictámenes sobre cuestiones jurídicas

- Subastas judiciales y/o administrativas de bienes ubicados en Castellón

- Inmuebles y su problemática